lunes, 19 de noviembre de 2012

El Complot de los Masones por Eloy Reverón

Habla de la masonería como un ente abstracto y único, un espacio de vida secreta donde planifican oscuros planes para definir el curso de la historia. Ese modo de representar la realidad histórica está producido por un equipo que ignora los asuntos más elementales de la historia de la masonería y está dirigido a personas que no pueden entender  la diferencia tan grande que existe entre History y Story, vale decir confunden a la Historia con un relato o una secuencia de eventos presentados de tal manera que se produzca algo tan contradictorio como la invención de la realidad. Esto es lo que han llamado últimamente una realidad mediática.
Una cosa es masonería mirandina y otra Miranda masón

Un proceso tan complejo, como la Independencia de América (que aún en el siglo XXI no ha concluido), es minimizado de tal manera que lo reduce a una guerra y unos héroes que se encerraron en cámaras oscuras para conducir el curso de la historia. Como argumento para una película de ciencia ficción, está bien, pero para personas para las cuales la Historia no es un simple cuento, es una falta de consideración.

Una cosa es que yo diga, como lo he dicho y he escrito en conferencias y artículos que Francisco de Miranda fue el Gran Arquitecto de la Independencia de Nuestra América y que él fue el primero en utilizar ese término Nuestra América, y otra que las fuerzas que se desataron como consecuencia de la crisis generada por las guerras napoleónicas durante los primeros años del siglo XIX, llevaron a la historia por diferente derrotero. Sobre todo la forma tan natural de no presentar el resto de la entrevista donde dije que muy a pesar de que el proyecto no fue desarrollado como él lo había concebido.  
Miranda es el ideal del héroe prototipo masón

Lo lindo es que después de observar el espectáculo, puedo estar seguro de que están en conocimiento de mucha información que omiten, y que la "olvidan" por la simple razón de que desmontarían semejante ficción que presentan como historia. 

En los catorce inmensos tomos que componen el Archivo de Francisco de Miranda, los investigadores serios, no han podido si quiera encontrar una pieza que vincule a Miranda con la masonería. Tampoco los investigadores masones serios como Frederic Seal Coon y otros, de la logia Ars Quatour Coronatur N 2076 de Londres lograron encontrar en los archivos masónicos británicos ni en los archivos franceses, vinculación de Miranda con la masonería conocida en aquellos países.  

Seal Coon cumplió con el encargo de la logia de investigación masónica que consistió en investigar la vida masónica de Francisco de Miranda, pero terminó cambiando el nombre del trabajo debido a los resultados de su investigación, por tal motivo lo llamó La masonería mítica de Francisco de Miranda, a la cual hice referencia durante las entrevistas, pero no fueron contempladas por no ser conveniente a la "realidad que se construye en el plano mental de los televidentes". Algo semejante sucede con el Conde de Aranda, tema tratado con maestría profesional por el más connotado historiador de la masonería de habla hispana, el doctor José Antonio Ferrer Benimelli (Palacio de Sástago, Zaragoza, 1 de octubre-13 diciembre de 1998.)

Toda la información removida buscando motivo para argumentar que Miranda pudo formar parte de una organización como la masonería ha sido inútil para convencer a la gente seria con aquel cuento inventado por Jules Mancini a principios del siglo XX, que colocaba a Miranda como fundador de una logia masónica, que el imaginario popular masónico proyectó como una fuerza o una magia se generó un proceso histórico que para ellos era muy simple porque terminaba con un armisticio. Pero la realidad histórica es que aún ese proceso de independizarnos no ha concluido, la Independencia fue la ruptura de uno o dos vectores que habían generado o hecho posible la dominación colonial; sin embargo, en hora y media de espectáculo, millones de espectadores pueden creer ciegamente, en un complot montado, realmente en la tele.
Historiador Eloy Reverón (U.C.V.) durante una de las entrevistas realizadas para el programa (27 02 2012)

Miranda logró comunicarse con  algunos jóvenes que lo visitaron en su casa de Londres, pero de allí a que ese personaje hubiera organizado una red  de jóvenes aptos para realizar la guerra y expulsar  del continente a los ejércitos del imperio más grande del mundo, es una construcción mental que no se dio en la realidad. 



Solo fue durante la conmoción que vivió Europa durante las guerras napoleónicas, cuando se generó la crisis de autoridad que hizo posible las declaraciones de independencia en todas las colonias como una línea política emitida desde las Cortes de Cádiz, para no caer jurídicamente en posesión francesa. Allí podemos hablar de una política orquestada desde un centro hacia la periferia del Estado Colonial Español. Venezuela contó con Bolívar, quien se trajo a Miranda para que con su experiencia lo ayudara a formar el nuevo gobierno. Pero no contaron con la explosión social que fue estallando de manera paulatina.

Lo que hubo fue una independencia mediante un acto jurídico que fue necesario sustentar y defender con el uso de las armas, armas compradas con capital proveniente de la banca internacional, que a su vez generarían nuevas formas de dependencia. Dinero para hacer guerras, y nuevos préstamos para reconstruir las ruinas. Si suena a algo parecido o igual al presente es mera coincidencia.