viernes, 29 de septiembre de 2017

La regularidad masónica en una nueva luz por Eloy Reverón

Este acercamiento al tema de la regularidad masónica siempre fue más polémico que las discusiones sobre política o religión dentro de las logias. Sin ánimos de polemizar nos hemos entregado a la voluntad de nuestros seguidores para comentar aspectos luminosos sobre este asunto.

Iniciamos una reflexión en torno al problema de la regularidad masónica. Esta ha tenido como punto de partida algunos aspectos de un libro publicado por W. Cox Learche que lleva por título La Regularidad Masónica en una Nueva Luz.

Cox Learche comienza su reflexión sobre su duda acerca de la realidad colocando sobre el tapete su propia experiencia al salir de la oscuridad hacia la luz de la realidad cuando se percata de que estaba caminando en sentido contrario.

Estaban muy frescos en aquellos días, los temas de Erich Fromm (1900-1980): el amor simbiótico y el sentimiento de separatividad como elementos mentales que había que considerar analíticamente para predisponerse a abordar el arte de amar.

Pero sigue avanzando en su reflexión y pregunta: “¿Quién puede negar que el punto de vista de la totalidad no es siempre más real que el punto de vista parcial, separado?. Somos tan inseparables como las columnas de nuestros templos… Esto ES una realidad indiscutible. Podemos separarnos unos de otros sólo en nuestra mente, no en la realidad. ¿Acaso la columna opuesta no representa nuestro propio Yo?. Si queremos ser realistas debemos considerar siempre la RELACIÓN de los opuestos antes de su aparente separación.”


A todas y todos aquellos que marcaron me gusta y a quienes esperaban una reseña bibliográfica de ese libro, hoy raro entre tantas, obviedades y autoayudas de nueva era. Estamos en el más neoclásico estilo robinsoniano de leer cinco minutos una estrofa, pero pensar en ella a lo largo de un día o de una noche de profundo despertar.



“Si algo significa para el masón el Oriente Simbólico de su Templo, no puede sino trabajar con todas sus luces y por todos los medios de que dispone para curar las profundas heridas de nuestras divisiones y lograr la UNIDAD en el caso de la masonería.

Esta es la razón del presente trabajo. Tiene por objetivo proveer un campo común para la unión de todos los masones y todos los Cuerpos Masónicos del mundo, en el cual desaparezcan las oscuras barreras existentes entre unos y otros. Más que “proveer” ese campo, lo cual puede parecer pretencioso para algunos, diríamos señalarlo, porque el campo ha existido y ha existido siempre.” (W.C.L)

Dos son las reflexiones que los masones convocados a estos espacios nos han solicitado que continuemos ofreciendo. La primera gira en torno a la regularidad masónica. Regularidad masónica significa que unos masones califican a otros masones con el apelativo de masones irregulares. Esto significa el desconocimiento fraterno por parte de queridos hermanos por parte de los entes burocráticos que los administran, que rigen sus relaciones internacionales y manejan, por llamarlo de alguna manera, el gobierno de cada liga masónica. Los lectores que han seguido nuestras publicaciones desde mediados de la década de los ochenta saben muy bien a qué me refiero porque lo hemos repetido hasta el cansancio. El secreto más obvio de la masonería está encerrado en la frase masónica más común: “En la unión está la salud y la fortaleza de la institución” El tema es que la frase se repite incluso como mantras durante las tenidas. Lo que con poca frecuencia se nos muestra es cómo opera esta tríada y en qué consiste su puesta en práctica. Para este primer asunto hemos divulgado un mensaje fraternal enviado por nuestro querido hermano W.Cox Learche hace muchos años. Lo estamos reflexionando sorbo a sorbo y en eso vamos directo a las palabras del Q:.H:. W Cox Learche:

“La Misión principal de la masonería es enseñar la Ley de Evolución y su corolario, el hombre perfecto. No es posible hallar una verdadera interpretación de la masonería si no se relaciona su sistema, estrechamente con el proceso evolutivo de la humanidad”. (Cox p 121)

Así comienza Cox Learche el punto 6 del octavo capítulo de su libro identificado con los tres grados simbólicos que hemos venido comentando en nuestra página de Facebook.

Enfoca el tema de las ceremonias masónicas caracterizadas por viajes circulares que indican ciclos evolutivos que van desde occidente hacia oriente. Sus pasos serán orientados en esa dirección. El Oriente simbólico representa la Realidad Suprema. De alguno expresa que esa Realidad Suprema está dentro de nosotros mismos. Se refiere Cox que “La alegoría del Maestro Hiram trata de enseñar esto a quienes realizan la realización propia por medio de un acto misterioso o una palabra mágica en vez del esfuerzo  individual.(Cox p 123)

Vamos a mantener la reflexión hasta este punto, y en la próxima entrega vamos entrar en el tema de los tres grados simbólicos al que nos acerca el Q:.H:. W. Cox Learche, pero contrastándolo con otro Q:.H:. francés, pionero en el tema del rescate de la tradición iniciática y que nos conduce hacia otra masonería más rescatada en cuanto al hallazgo de la transmisión de la herencia iniciática. Un personaje radical porque fue a las raíces de la tradición iniciática. Nos Referimos a René Guénon. 

martes, 8 de agosto de 2017

Visión Transmoderna de la Historia Eloy Reverón

1.- La revisión masónica de la histórica es comparable al Vitriol, un viaje al centro de la memoria ancestral, vale decir, el relato de nuestros padres de lo que ellos recuerdan de sus padres, abuelos y bisabuelos. Más adelante discutiremos cómo poner a funcionar esa historia.

2.- Todos participamos en su construcción. No es un conocimiento que se tenga, no es un alcancía, para eso están los bancos de datos. Su historia no está dirigida a masones ni a profanos, sino a quienes buscamos nuestra iniciación.

3.- Su praxis recuerda los pedales de la bicicleta. Diría provisionalmente que es una relación biunívoca como la de los pedales. Una pierna impulsa mientras la otra se recoge. Observamos la práctica mientras la explicamos con la teoría, y no hemos terminado de explicar cuando la realidad ha cambiado de nuevo y aunque deje de pedalear, la bici avanza mientras esté poseída por la fuerza vital la conduce mientras el paisaje cambia.


4.- Reflexionemos sobre estos tres primeros puntos antes de avanzar.     

jueves, 3 de agosto de 2017

Historia de la Masonería Eloy Reverón

El primer asunto que debemos señalar es que la historia de la masonería venezolana se está concibiendo desde hace muchos años. Desde mediados de la década de los ochenta del siglo XX los investigadores con formación académica de investigadores históricos comenzaron a tomar en serio a la Masonería como un objeto de estudio histórico. Nuestro profesor de la Escuela de Historia. Manuel Pérez Vila trató de convencer inútilmente a los hermanos del Templo Masónico Nacional de que para escribir una historia de la masonería era necesario revisar los archivos de la Institución. Asunto que negaron por una suerte de superstición vinculada a la discreción que debían guardar sobre el Secreto Masónico que revelarían aquellos documentos.

En el siglo XXI son incontables los trabajos de investigación, artículos y tesis de licenciatura, y postgrados que se han hecho al respecto. Lo que todavía no se asume es que para prepararse para asumir una tarea como la de investigar sobre este asunto es preciso definir los tres puntos iniciales. Con los cuales presentamos este tema.

I.- ¿Cual Masonería?
II.- ¿Cuál Historia?
III.- ¿Cuál conocimiento?

Si le interesa investigar, obtener nociones fundamentales que le permitan documentarse con seriedad sobre las nociones elementales de la cultura masónica, o si quiere prepararse como investigador sobre esta especialidad hágase seguidor de nuestro Blog y le mantendremos informado sobre este primer tema que abordamos.
Reciban la más cordial bienvenida, Eloy Reverón, director del proyecto.  

domingo, 17 de julio de 2016

Apuntes para la Historia del templo Masónico Eloy Reverón

Los masones venezolanos del siglo XIX estuvieron presentes en la pugna política suscitada alrededor de la crisis política conocida como La Cosiata, de la cual salió proscrita después de los sucesos del 25 de septiembre de 1828. Diez Años más tarde, Diego Bautista Urbaneja Sturdy (1782-1856) reorganiza la Masonería Venezolana que había surgido como consecuencia de la llamada Independencia. O el Armisticio como llamó Simón Rodríguez a la tegua posterior a Carabobo y a la división de la Gran Nación Suramericana para beneficio de sus acreedores.
Las dos columnas salomónicas representan
La Sabiduría
Las estatuas que representan
la Fuerza y Belleza fueron expulsadas de la fachada
por los masones del siglo XX 
Después de todos esos años de estallido social encubierto que comenzaron  como consecuencia de la misma declaración de independencia.

Desde la organización de las primeras logias masónicas alrededor de la Gran Logia que gracias a la iniciativa de Urbaneja, los masones de la segunda mitad del siglo XIX lograron unirse en medio de aquella tormenta de pasiones políticas para finalmente construir este templo.

Ellos comenzaron recogiendo monedas al final de cada tenida hasta reunir dinero suficiente para comprar el terreno. Años más tarde organizaron una sociedad civil para emprender la construcción. Finalmente convencieron al Ejecutivo para que invirtiera los recursos del Estado para terminar la obra.

En cambio los masones de la segunda mitad del siglo XX malgastaron la segunda mitad del siglo XX tratando de derribarlo, disque para construir un edificio de diez pisos donde supuestamente serían realizados los trabajos de las logias, las cuales se mantendrían de la renta del alquiler de locales comerciales . 

No contaron con la astucia de un Gran Maestro quien nunca ocupó ese cargo, pero organizó todo los aspectos históricos y jurídicos necesarios para que fuera declarado Monumento Histórico Nacional, y evitar de esta manera que lo convirtieran en mercancía.  

Esta foto fue tomada desde este ángulo con la intención de encubrir los bustos de los héroes que surgen anacrónicos con respecto a las figuras que originalmente ocupaban esos nichos a ambos lados de las columnas salomónicas.

 

sábado, 22 de febrero de 2014

Historia y los Valores Masónicos (Ayuda memoria del discurso de El Historiador Eloy Reverón

Imágenes proyectadas durante la exposición




 Con la familia masónica de  la Respetable Logia Luz y Armonía N 83 al OR:. de San José de Guaribe en el Estado Guárico 28 de septiembre de 2013


Historia y Valores Masónicos

Nuestra reflexión de hoy gira en torno a tres ideas fundamentales que anuncian el tema en el título de presentación. Aclaremos qué entendemos por Historia y luego por valores masónicos.
El Historiador Eloy Reverón desarrolla ´
una teoría históricainteresante al respecto

En primer lugar, no entendamos por historia la concepción general que se manejó durante los siglos XIX y XX. En el siglo XXI nos corresponde prestar atención a aquello que los filósofos de nuestros días han llamado la “Realidad Histórica”, o “Histórica”[i] a secas. El asunto ya no trata de relatar un “había una vez en un remoto lugar de un tiempo primordial donde nacieron y crecieron nuestros héroes favoritos”, ahora nos referimos a la vida que se formó, y se forma aún, en este espacio y tiempo donde nuestra vida social está involucrada en ella, no solamente como seres políticos, sino como seres vivos, con una herencia genética heredada de nuestros predecesores, frente a la responsabilidad de mejorar la vida para nuestros sucesores.

Pero no por ello debemos prescindir de lo económico, lo político, lo social, lo cultural, lo religioso, sino que debemos hacer énfasis en ellos y además, debemos prestar atención sobre aquello que constituye la quinta esencia de lo antes nombrado: la vida. La historia como vida. La evolución del arte de vivir en sociedad de manera fraternal con todos los seres vivos. Hermenéutica de la vida.

Estamos ante la vida del ser humano como ente biológico, igual que el sembradío que crece y necesita agua, tierra y sol para su subsistencia, la sociedad cosecha una historia que sembramos con el abono y semilla de nuestra conducta, nuestra moral y solidaridad fraterna. 
Existe La Masonería, las masonerías,
 las sociedades paramasónicas, sociedades secretas,
sociedades patrioticas, logias militares etc 

Estamos hablando de seres humanos que necesitan ponerse de acuerdo para subsistir en los mejores términos, de organizarse para vivir en sociedad. Para esos fines ha sido preciso unir esfuerzos y talentos, así surgen las instituciones y los valores que la cohesionan. La institución que nos ocupa hoy es la Masonería y su espacio vital, la logia.

La primera interrogante que surge: ¿Cuáles son los valores que cohesionan, que se religan para que exista una institución como la masonería? Para ello vamos a ponernos de acuerdo a fin de que todos entendamos por algo concreto a eso que llamamos masonería, lo hacemos desde su acepción más sencilla, su mínimo común múltiplo: una forma de socializar de estilo británico. Pero no perdamos de vista lo más importante, porque allí comenzó nuestra historia, allí comenzó nuestra vida, de allí provino la energía que hizo posible algo que hoy conocemos como Venezuela y la Independencia militar de América perpetuada en Ayacucho. Me refiero al Llano. Y nuestra reflexión de hoy gira en torno a ello. 
El llano genera una economía alternativa
 que rompe el rígido sistema colonial esclavista

Todos los libros de historia y los diccionarios entienden a la masonería como un grupo de varones que se reúnen en lugares llamados logias. La palabra masón y sus variantes significan aquellos obreros que construían obras sacras, catedrales. No estamos hablando de alarifes ni de albañiles cualquieras. Es una clase trabajadora organizada en guildas o sindicatos, que protegían al arte de construir y a todos los que giraban en torno a ese objetivo. Para proteger a esa profesión establecieron el secreto profesional y una ética en torno a su práctica: la mazonería.

Sabemos que hubo un auge una era de la construcción de las grandes catedrales y hubo una decadencia de ese arte, hasta el punto de que ya no se requería más de la presencia de grandes corporaciones de constructores. Esta decadencia tiene una razón y motivo. Me refiero a algo tan grande y poderoso que acabó con una era de esplendor. Algo tan maligno y poderoso, que si no fue capaz de destruir las catedrales, detuvo el auge de su construcción y la llevó casi a la extinción del oficio. Me refiero al fanatismo religioso que por poco no destruye a la sociedad de entonces. 

La masonería debió cambiar para entrar
en la modernidad
¿Qué hará ahora que salimos de ella?
Todos hemos oído hablar alguna vez de La Reforma, de la crisis cismática que dividió a la Iglesia, pero poco se habla de las causas o de los elementos que unieron fuerzas para hacer cambiar o dividir a la institución más poderosa del mundo pre moderno. La Iglesia.

Se habla del tema del cobro de dinero en efectivo para comprar indulgencias, vale decir, algo así como cobrar la visa, o el sello del pasaporte para entrar en el cielo a la hora de la muerte, y para librar a los seres queridos que habían fallecido, para librarlos de las llamas eternas del infierno. La gente creía todo eso con fervor porque tenía miedo. La gente asustada cree cualquier disparate que le induzcan bajo los efectos hipnóticos del temor. El tema es que el destino de los fondos económicos estaba destinado a construir la Catedral de San Pedro en Roma. Lutero acusó con los debidos argumentos, a la degeneración de la Iglesia, y propuso su rescate mediante la traducción del Libro Sagrado al idioma alemán. Alemán también fue aquel, que modernizó o mecanizó y combinó tres antiguos inventos chinos y los puso a funcionar en serie. Me refiero a la tinta, el papel y a la imprenta. La Biblia al alcance de todos, uno que sabía leer reunía su comunidad, podríamos decir, su logia, y hacía llegar la palabra de Dios sin intermediarios que cobraban excesivos honorarios por sus servicios. 

Hablar con un protestante
podía ser causa de herejía
pagada en la hoguera
Resumimos siglos de “guerras santas”, el establecimiento de un poder intolerante, tan intolerante que no se podía seguir tolerando. No es un juego de palabras, señalamos siglos de intolerancia. 

La masonería institucionaliza espacios discretos donde la tolerancia encuentra refugio, se oxigena aunque sea durante la permanencia dentro de la logia, así surge el primer secreto y valor de la masonería, el secreto de la tolerancia. Tolerar a un protestante era considerado como si fuera un pecado sacrilegio y viceversa. Pero de esa tolerancia germinada dentro de las logias surgieron el amor fraternal y la solidaridad. Una forma civil o civilizada de manejar las diferencias. Ese fue el secreto primordial. Reunirse a cubierto en un espacio para practicar la tolerancia.
La crisis generada por la intolerancia religiosa
dividió a la Iglesia y llevó a la decadencia
al arte real. La Mazonería se transformó
en masonería para sobrevivir en la modernidad
Los mazones escrito con zeta son los obreros que se habían quedado sin trabajo por la decadencia de su oficio, institucionalizaron un modo de socializar típico de lo que sería en mundo británico en pleno auge, el Club, la logia. Así surgió la idea de la Gran Logia, un órgano regulador de la relación de las logias de Inglaterra, y de las logias británicas con el mundo, logias que se expandirían por las rutas del comercio marítimo, del cual los británicos serían la vanguardia durante la modernidad.

De esta manera nos colocamos en 1717 como fecha inicial de la existencia de la masonería moderna, y al siglo XVIII como espacio tiempo impulsor de la segunda fase de la modernidad, la Revolución Industrial. Tenemos entonces que la crisis del pensamiento europeo, como consecuencia de la abundancia generada en los siglos anteriores fue el producto del saqueo de las riquezas provenientes de los Azteca y los Inca, sumado a la explotación de la mano de obra esclavizada proveniente de la trata comercial de africanos en las plantaciones de El Caribe. Trasladaron el centro geopolítico del mar Mediterráneo al Atlántico y El Caribe, y luego al Pacífico. Con este combustible del progreso, progresivamente olvidado por razones obvias, se produjo la gran revolución industrial que transformaría el modo de producir, de pensar y de ser en los siglos venideros. Una revolución que sacaría a lo que hoy conocemos como Europa, de la periferia del mundo persa y musulmán, donde el gran hegemón del mundo comercial antiguo, la China, se había retirado para ocuparse de sus asuntos internos, dejando el mundo a merced de esta civilización moderna. 


Al espacio territorial que hoy identificamos como Venezuela llegó la modernidad temprana a través de la base de operaciones que instaló el reino de Castilla-León en la vecina isla de Quisqueya. España ejerce su primer acto de dominio colonial bautizando la Isla con el nombre posesivo de La Española. Allí llegaron los primeros mazones (con z) a construir la catedral, el Cuartel, la Universidad y el Palacio Real. Los principios cristiano, racional, señorial e imperial transmutados en vectores de la fuerza de dominio colonial. Expresión primordial de la modernidad dominadora, de la potencia imperial dirigida a la expansión geográfica de la cultura y economía europea en nuestra América. 

Si no entendemos todos y cada uno de nuestros episodios que llamamos históricos como parte del proceso de expansión geográfica de la modernidad dominadora, frente a la transmodernidad liberadora, estaríamos entendiendo la historia como se entendía en los siglos XIX y XX, y por consiguiente hablando dos idiomas diferentes.
La cultura de dominación desconoce
la existencia del otro.

El comercio de contrabando llega a nuestros puertos con los primeros navegantes de las posesiones británicas, holandesas y francesas que establecen casas de comercio en los puertos insulares durante la apertura del comercio colonial que resulta de los convenios internacionales que acepta España como consecuencia de la guerra de sucesión que tuvo lugar durante los primeros años del siglo XVIII. A comienzos del siglo XIX sobreviene la crisis de autoridad del gobierno español en América con la ocupación de España por los ejércitos de Napoleón Bonaparte que amenaza apoderarse del mundo.
El Llano se había emancipado en lo económico
Contaba con recursos para financiar su logística
Las guarniciones militares francesas establecen logias en España, a partir de 1808, y de igual manera en Venezuela cuando los primeros masones insulares instalan casas de comercio en los puertos marítimos y fluviales. Luego llega a Venezuela una segunda oleada de masones, en las guarniciones militares británicas que se establecen en el Llano, específicamente en Achaguas en 1817 durante la guerra llamada de Independencia. Después de la Batalla de Carabobo, esta logia utópica, vale decir, sin lugar fijo, una logia de campamento donde presuntamente fue iniciado en general José Antonio Páez, pide su carta patente a la logia Amigable N 25 de Maryland en 1823, pero durante el año 1824 se establece la Gran Logia de Colombia, que según Diego Bautista Urbaneja tenía su sede en Caracas. No debemos olvidar que también llegaron masones entre los oficiales españoles que habían peleado al lado del duque de Wellington en la guerra por la independencia española.
El  general José Antonio Páez fue iniciado,
 
presuntamente, en una una logia de campamento
  

Hasta ahora hemos definido que la masonería venezolana proviene de la línea británica y estadounidense. Que se conformó y organizó como institución al concluir la guerra, sin señalar hasta ahora que su papel primordial está dentro del proceso de pacificación. En Inglaterra surgió como un espacio para la tolerancia religiosa, en Venezuela como un espacio de paz y de conciliación dentro de un proceso de guerra a muerte que apenas llevaba la primera década de un siglo sangriento. Bolívar y Morillo se abrazan en Santa Ana de Trujillo, regularizan la guerra, protagonizan el principio del fin de la Guerra a Muerte. El abrazo es símbolo de reconciliación y de reafirmación fraternal entre los masones. 

Nos ocupa entonces el tercer elemento de reflexión, los valores masónicos. Me voy a tomar la licencia de reproducir la explicación que sobre el término valor nos ofrece el diccionario masónico [ii]Ánimo y aliento que desprecia el miedo y temor en las empresas y resoluciones…” tanto el Diccionario Masónico de Internet, o el de Juan Carlos Daza, que prácticamente copia de manera incompleta el significado, no llegan a la esencia del asunto que aclaramos. Cuando nos referimos a los valores son aquellas virtudes que son apreciadas por los masones. El caso de los primeros masones especulativos, hemos señalado que apreciaron el valor de la tolerancia religiosa como virtud a desarrollar. El valor esencial como virtud a desarrollar de los masones venezolanos del siglo XIX está vinculado a la paz. El modo de obtenerla está vinculado a aliviar las tribulaciones humanas. Observamos con atención el abrazo de Santa Ana, representado por el escultor.

La acción masónica de la logia Esperanza de Caracas, como hemos mostrado en nuestras investigaciones masónicas desde hace más de 20 años, fue un trabajo que comenzó creando hospitales; previendo la posibilidad de una epidemia de cólera que venía galopando por las islas del Arco Oriental del Caribe en 1854. No pudieron esperar con los brazos cruzados, fue necesario trabajar. Una crisis de hambre y de miseria, postración de posguerra y de guerra simultánea. Crisis de pobreza multiplicada, la frustración de una libertad política alcanzada con violencia extrema y endeudamiento externo, en un mundo donde cada día, esa libertad política perdía vigencia ante la libertad económica, que sólo la logra aquel grupo que tenga la capacidad de unir los elementos básicos de la producción para generar los bienes económicos necesarios a fin de satisfacer las necesidades del mercado. Eso no se pudo ni se podrá lograr en otro Carabobo, ni con románticos gritos de libertad, ni con actos heroicos. Sólo con trabajo y orden; ahora la guerra es producir, asegurar la seguridad alimentaria. Desde nuestra dimensión histórica lo podemos observar como una pajilla en el ojo ajeno, pero aún la sociedad parece que no se diera cuenta que hoy la guerra es producir. La lucha por la libertad se alcanza produciendo, trabajando, haciéndonos autosuficientes. Solo así completaríamos el ideal cristiano y masónico liberal de alcanzar la mayor suma de felicidad posible.

Falta un solo punto para terminar esta presentación. He dicho que en el Llano comienza nuestra historia por varias razones que se fueron sumando en mi mente mientras reflexionamos sobre el proceso que hemos denominado independencia.

En primer lugar debemos señalar una realidad histórica palpable a finales del siglo XVIII. El proceso de invasión y conquista iniciado durante el segundo viaje de Cristóbal Colón no se había podido consolidar en el Llano aún en 1808 cuando inicia la crisis de autoridad del Rey de España y sus colonias.

No es fortuito que un historiador como Miguel Acosta Saignes, quien además de Rosa Cruz se graduó con honores en antropología y etnohistoria, hubiera dedicado a explicar la formación socio económica del Llano en el primer capítulo de su libro Bolívar, (El hombre de las dificultades). No es posible entender la Independencia de América, sin estudiar la formación socio económica del Llano. Ahora veamos porqué.

El Llano fue el espacio cimarrón, allí se refugió todo aquel que estaba al margen del sistema colonialista esclavista español. La estructura socio económica colonial encontró una economía paralela que se puso en contacto con la punta de lanza del comercio marítimo de la revolución industrial. El sistema mercantilista español se quedó anclado con el monopolio que no pudo mantener por la emergencia del poderío naval británico y sus aliados comerciales en El Caribe Insular.

Finalmente nos referiremos al traslado de la caballería llanera con sus reses a lo largo y ancho de las campañas militares, desde el Llano de Venezuela hasta las praderas de las punas de Ayacucho.

Los Obreros de la Paz se organizaron para terminar
la Guerra por la Independencia
y Sobrevivieron a un siglo de guerras civiles
 Existe una continuidad histórica de la vida llanera, la repercusión de las pestes sufridas por el ganado, la reproducción alimenticia en los períodos que enlazan la continuidad histórica de los masones como promotores del progreso y la cultura de la venezolanidad desde los tiempos primordiales de la patria hasta nuestros días. Por eso concluyo con esta frase: En el llano detuvo su galope el Conquistador y emergió la lanza de madera de guayacán hasta el mismo Alto Perú, algunos años después que el general don Pablo Morillo le escribiera al Rey de España, “Deme a Páez y cincuenta llaneros” y le conquisto el mundo.


[i] Ignacio Ellacuría, Filosofía de la Realidad Histórica, UCA Editores - Ed Trota, Madrid, 1990



miércoles, 19 de febrero de 2014

Humo Blanco en la Gran Logia de Venezuela Eloy Reverón

Sirva la presente para informar a los estudiosos del tema masónico, sobre la nueva directiva escogida por los masones venezolanos para ocupar los cargos de la directiva de esta Gran Logia Histórica que realiza sus trabajos en el Gran Templo Masónico de Caracas. Aprovechamos la oportunidad de felicitarlos por la responsabilidad que asumieron en representar a las logias confederadas que trabajan en la República Bolivariana de Venezuela.

Templo Masónico de Caracas Monumento Histórico Nacional
donde sesiona la Gran Logia de Venezuela

 Gran Logia de la República de Venezuela 
(2014 2017)

GRAN MAESTRO R:.H:. JUAN JIMENEZ SILVA

GRAN MAESTRO ADJUNTO R:.H:. PEDRO VALLES VASQUEZ

PRIMER GRAN VIGILANTE R:.H:. MIGUEL ARMAS RODRIGUEZ

SEGUNDO GRAN VIGILANTE R:.H:. TOMAS HERNAN LEAL

GRAN ORADOR  R:.H:. OVIDIO AGUILAR MEZA 

GRAN SECRETARIO R:.H:. ALFREDO ENRIQUE TOVAR  

GRAN TESORERO R:.H:. GERARDO DOMINGUEZ MORENO

GRAN HOSPITALARIO R:.H:. LUIS VICENTE CORDOVA  

PRIMER GRAN EXPERTO R:.H:. JOSE BARREDO MANDZIUK

PRIMER GRAN M:. DE CEREMONIAS R:.H:. NESTOR GONZALEZ RODRIGUEZ  

SEGUNDO GRAN MAESTRO DE CEREMONIAS R:.H:. JULIO MESA MEDINA

GRAN GUARDA TEMPLO INTERIOR R:.H:. JUAN JOSE LEDEZMA

GRAN BIBLIOTECARIO R:.H:. CARLOS ROA BOLIVAR
  
ADJUNTOS

AL GRAN ORADOR R:.H:. JULIAN GONZALEZ GONZALEZ  

AL GRAN SECRETARIO R:.H:. ALFREDO LA ROSA URIBE 

AL GRAN TESORERO R:.H:. JOSE HERNANDEZ QUIJADA 

AL GRAN HOSPITALARIO R:.H:. KENTON ST. BERNARD NORMAN

A todos ellos: que la luz del Gran Arquitecto del Universo los ilumine para que la masonería venezolana sea cada día mejor.





domingo, 2 de febrero de 2014

ACADEMIA CUBANA DE ALTOS ESTUDIOS MASÓNICOS Pierre Cubique

Es uno de los organismos con que cuenta la Masonería de Cuba, que está destinada a la investigación, la depuración y al estudio del Simbolismo, la Historia y la Jurisprudencia Masónica.

Fundación

En la sesión Semestral efectuada por la Alta Cámara Masónica en la ciudad Cárdenas el día25 de Septiembre de 1939, fue aprobada por unanimidad una moción que solicitaba instituir una Corporación Masónica destinada a las investigaciones y estudios en el del Simbolismo, de la Jurisprudencia y de la Historia masónica. En la Sesión Semestral, efectuada en Manzanillo el 21 de Septiembre de 1945, , la Alta Cámara ratifica por unanimidad el acuerdo tomado en la sesión antes señalada. El 15 de Septiembre de 1949, el Muy Respetable Gran Maestro, I.H. Dr Carlos Piñero y del Cueto., emite el Decreto No. 284, por el cual, creaba la ACADEMIA CUBANA DE ALTOS ESTUDIOS MASÓNICOS, dando a conocer a la vez los Estatutos y Reglamento de la misma.

En el Decreto No. 382 emitido con fecha del 18 de Septiembre de1949  se designaba a los Honorables Hermanos Académicos de Número que integrarían esta Corporación:
Presidente General de la Junta de Gobierno El Ex Gran Maestro IH. Rafael Santos Jiménez, y como Secretario- Tesorero V.H. Roger Fernández Callejas
Sección de Simbolismo
Presidente: V.H José Oñate Gómez, y Secretario: V.H. Fido Franceshi Martinez
Sección Jurisprudencia
Presidente: El Ex Gran Maestro I.H. Carlos M. Piñeiro Crespo, y como Secretario: V.H. José I. Montoso Céspedes
Sección de Historia
Presidente: V. H. Francisco de Miranda Varona  y como Secretario: V.H. Rufino Pérez Landa
La inauguración oficial de la Academia se produce el 5 de Diciembre de 1949, durante el acto efectuado en el Templo” Benito Juárez” del Gran Templo Nacional Masónico para conmemorar la fundación de la Muy Respetable Gran Logia de Cuba

Evolución

Desde sus inicios, la Academia cumplió con los fines para los cuales ella fue creada, realizando esta función ininterrumpidamente hasta el año de 1959 en que el M.R Gran Maestro el I.H. Dr. Juan José Tartajo y González, interrumpe su normal desenvolvimiento. Gracias a un informe detallado que el V.H. Dr. Emilo Jorge Reyna Dubois Eleva al M.R. Gran Maestro, I. H. Roberto Ferrer Rodríguez en el cual analiza de forma objetiva y detallada la necesidad y razones que asistían para restablecer los trabajos de la Academia, así como forma legal de hacerlo, y las posibilidades reales de que esta Corporación cumpliera con su objetivo inicial, formulado en 1949, de realizar y dirigir investigaciones y estudios de orden filosófico, que precisen, depuren y racionalicen el Simbolismo, la Jurisprudencia y la Historia de la Masonería.

Para cumplir con estos fines, la Academia tendrá a su cargo las siguientes tareas:
Organizar y dirigir las investigaciones que estime procedentes o que le encargue la Gran Logia o el Gran Maestro.
Cooperar a toda investigación masónica que lo amerite.
Brindar facilidades a los masones para la realización de investigaciones y estudio en el campo de la Masonería.
Informar a la Gran Logia y al Gran Maestro sobre sus estudios e investigaciones.
Publicar el resultado de sus investigaciones.
El IH Roberto Luis Ferrer Rodríguez, atendiendo a este amplio y detallado informe, el día 5 de Febrero de 1970, emite el Decreto No. 1274, por el cual disponía la reapertura de la Academia Cubana de Altos Estudios Masónicos, la cual reinicia sus trabajos el día 5 de marzo de 1970, quedando la misma constituida como sigue:
Presidente General: El Ex Gran Maestro I.H. Antonio Iraizoz. Y como Secretario Tesorero: V.H. Emilio Jorge Reyna Dubois
Sección de Simbolismo
Presidente: V.H. Manuel Cross Gómez
Secretario: V.H. Domingo F. González Gasulla
Sección de Jurisprudencia
Presidente: V.H. Pedro Llaguno Ubieta
Secretario: V.H. Luis Robledo Hernández
Desde una ventana del Hotel Nacional
podemos apreciar el globo terráqueo con la
Escuadra y El Compás
sobre la Terraza del Edificio
de la Gran Logia de Cuba
Sección de Historia
Presidente: V.H. Ricardo Mestre Llano
Secretario: V.H. René Valdés Acosta
El Hon Hno Jose luis Vidarrueta Montreal sucedió en la presidencia de la Academia al Hon. Hno. Antonio Iraizoz, realizando una fructífera labor a cargo de este Alto Centro Masónico del Saber. Este meritorio trabajo fue dignamente continuado por el Hon. Hno. Felix Marino Arguellez El Hon. Hno. Orlando gonzalez G. asume la presidencia de la Corporación en1985, siendo sucedido en el cargo por el Hon. Hno. Teodoro Dollar León en 1992. En el año 1996 resulta electo el Hon. Hno Fausto prieto B. para dirigir los trabajos de la Academia, debiendo destacarse que en el año 1998 se efectuó un ciclo de Conferencias para rendir homenaje al "Centenario de la Guerra de Independencia", siendo la Academia Cubana de Altos Estudios Masónicos la única Corporación cubana que realizó este homenaje.

En el año 2001  el Ex Gran Maestro, Hon. Hno.Racial Martinez Andreu, asumió la presidencia de la Academia quien dirigiendo sus trabajos hasta Diciembre de 2005 En diciembre de 2005 resulta electo el Hon. Hno Gustavo Pardo V. como presidente de la Corporación.

Miembros

Numerosos fueron los ilustres masones que dieron lo mejor de si en aras de cumplir con los altos objetivos para los que esta Corporación había sido creada, y que ya han pasado a integrar la Gran Logia que el G.A.D.U Preside en el Eterno Oriente, ente ellos se pueden citar:
Pablo Fernández Callejas
Mario Alfonso Caballero
Honorato Estévez Ibáñez
José Montoro Céspedes
Manuel Cros Gómez
Ramón González de la Gándara
Domingo F. González Gasulla
Félix M. Arguelles Valcárcel
Pedro Fajardo Varona
José Álvarez Rivera Maldonado
Teodoro Dollar León
Antonio Iraizoz y del Villar
José L. Vidaurreta Monreal
René Valdés Acosta
Ricardo Mestre Llano
Emilio Jorge Reyna Dubois
Fines y Objeto

La Academia tiene por finalidad realizar y dirigir investigaciones y estudios de orden filosófico, que precisen, depuren y racionalicen el simbolismo, la jurisprudencia y la historia de la Masonería.

Lema e Insignia

El lema de la Academia es "NOSCE TE IMSUM" (Conócete a ti mismo). La Insignia es una figura con el escudo de la Gran Logia entre dos hojas de palma, enlazadas en su base, y el lema antes expuesto.

Organización

La Academia comprende las secciones siguientes:
Simbolismo
Jurisprudencia
Historia
Los miembros de la Academia serán de 5 categorías:
Académico de Numero
Académico Correspondiente
Académico Emérito
Académico Supernumerario
Académico Extraordinario
El Gobierno de la Academia radica en los siguientes organismos:
El Pleno de la Academia
La Junta de Gobierno
Las Secciones.
 Celta.·.
Publicado por Pierre Cubique en 5:50